Mi propuesta de valor

Publicado en por Ari Hernández

Mi propuesta de valor

No cabe duda de que ésta fue una actividad muy original. ¡Nunca se me hubiera ocurrido una herramienta como el canvas para describirme! Pensar en mí como un elemento que interactúa, ofrece, propone, genera y se apoya en los demás me hizo reflexionar sobre mí de una manera diferente, considerando todo aquello que muchas veces simplemente damos por hecho tanto de nosotros como de los demás, pero que aportan mucho valor.

Como lo comenté en la misma actividad, me resultó complicado dividir mis actividades y acciones en los diferentes roles de manera excluyente, ya que varias de ellas aplican en más de uno. Además, no fue tan sencillo determinar qué de lo que hago realmente rige mi papel como profesional, compañera o hija, fue un ejercicio más de autoconocimiento en el que me costó identificar mis puntos fuertes.

Después de realizar mi actividad me atreví a pensar en lo que podrían poner mis amigos, y noté muchas características y habilidades que cada uno de ellos aporta y que incluso puede que ellos mismos no detecten, tal y como me sucedió a mí. En una sociedad utópica en donde todos hiciéramos por el resto aquéllo en lo que somos sobresalientes, ¿cómo viviríamos? ¿Qué tanto sería diferente si enfocáramos nuestros esfuerzos en pulir nuestros talentos?

El momento de reflexión es un muy buen punto de partida para canalizar mis esfuerzos en esas cosas que hoy rigen mi comportamiento y que aportan algo bueno a quienes me rodean, me gustó que, después del caos del inicio en la primera fase del canvas, terminé con mucha claridad sabiendo definir cómo es que lo que hago, quienes me apoyan y a quienes apoyo podemos orientarnos hacia el desarrollo y explotación de los talentos de cada uno de nosotros.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post