Cuestionando y dejándonos cuestionar

Publicado en por Ari Hernández

Cuestionando y dejándonos cuestionar

Particularmente, me encantan los debates, siento que es la forma más sencilla de enriquecerme y aprender no sólo sobre el tema en cuestión, sino sobre mí. La considero una actividad de autoconocimiento debido a que se tiene la oportunidad de ver qué tan sólida es mi idea, qué tan dispuesta estoy a adaptarme a otras formas de pensar y conocer otras realidades, además de que es un ejercicio de relacionamiento con otros que me deja experimentar formas de persuación y apertura como ningún otro.

Respecto a la actividad de la semana, puedo apreciar cómo es que todos nos hemos hecho más críticos, buscamos datos duros y fuentes confiables para respaldar nuestro punto de vista y somos mucho más objetivos y profundos en nuestros análisis. Eso me agrada porque entonces el diálogo se vuelve mucho más amplio, abarca esferas que, al inicio del curso por ejemplo, jamás habríamos visualizado. En varios puntos de los debates se contextualizaban las situaciones de acuerdo a la sociedad, se consideraban factores como los económicos, sociales y políticos para explicar cuestiones que pudieran parecer superficiales, como el porqué no leemos las políticas de privacidad de una aplicación en Internet. ¡Eso me parece muy enriquecedor! Evidentemente, nuestras experiencias nos ayudan a tocar ciertos puntos de todo lo que engloba una acción a escala social, pero sin duda conocer las percepciones de mis compañeros engrandece la magnitud de la solución que podemos darle a los problemas.

¡Bien por nuestro progreso como equipo, y como entes capaces de analizar nuestro entorno! (:

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post